informaValencia.com

Prosa

Escúchame Luna

Escrito por informaValencia1 01-03-2016 en Cultura. Comentarios (0)

Pedro Hermosilla / Benditas-malditas letras

Escúchame Luna,

que soy el duende que ladra
con voz cascada y perruna.

Escúchame Luna,
que tengo en mi mente clavados
sus ojos verde aceituna.

Luna, escúchame:
que tengo mi alma anudada a la suya
como un  macramé.

Escúchame río,
que soy, como tú, un torrente que corre
tras sus amoríos.

Escuchadme los vientos,
que llenáis los huecos con aires movidos
de sentimientos.

Escucha Luna, escucha río,
escucha viento a este duende;
que ladra, perruno, su amor
…y se arrepiente.

@pherza71


Vivir dentro de un poema

Escrito por informaValencia1 15-02-2016 en Cultura. Comentarios (0)

Pedro Hermosilla


y bailar con nombres y adjetivos;
pisar calles adoquinadas con versos,
engalanadas con metáforas, con giros, con verbos.

Hacer malabares con las  palabras,
plantar  macetas de  asonantes por los balcones,
dejar que las rieguen las lágrimas de agua
de las oscuras nubes de las emociones .

Manchar hojas con tintas de colores que dibujen
coloridos amores, leyendas aliñadas de pasiones,
olas de mar, sangre y fuego…cañonazos de flores.

Tener como compañeros de camino a juglares,
a místicos, a ingeniosos bufones…
Llenar las despensas de atardeceres,
de discusiones  entre el mar, la brisa y los barcos de vela.

Coleccionar colecciones de naipes de primaveras.
Vivir con las ventanas del alma abiertas.
Saber mirar con la mirada con la que miran
los ojos de los poetas.


@pherza71

Arriba

Escrito por informaValencia1 08-02-2016 en Cultura. Comentarios (1)

Pedro Hermosilla


Ahora que sé subir por encima de mi cabeza;
ahora que lo veo todo claro,
que las dudas no son más que abono
que abonan el jardín de mis certezas.

Ahora que sé que lo que respira el mar son olas
y que el cielo respira en nubes.

Ahora que desde aquí arriba colecciono latitudes.

No quiero bajar al mundo;
me olvidé de los abismos y de los valles.

Dejadme aquí, en lo alto, tranquilo…
donde no me hallen.

La suerte es la excusa fácil de los ineptos

Escrito por informaValencia1 08-02-2016 en Cultura. Comentarios (0)

Pedro Hermosilla


Reflexionemos, vamos a ver:

¿Acaso crees que tu futuro
lo predice el poso oscuro
de la taza de un café?,

¿acaso ganarás más sueldo
si son cuatro y no tres
las hojas que tiene el trébol?,

¿serán tus errores aciertos
si llevas colgado al cuello
el peso de un amuleto?,

¿te irá de una u otra manera
dependiendo de cómo esquives
en la calle una escalera?,

¿Las bolas de la lotería
saldrán en orden correcto
si restriegas el boleto
por una señora preñada,
por la chepa de un torcido,
o la calva calvorota de un “sinpelo”?

La suerte que es muy cabrona
se ha sabido esconder
por detrás del sudor duro ,
del afán por aprender,
del trabajo , del estudio,
del prestar siempre atención,
del placer de mejorar,
de la garra y la ilusión,
del llamar de puerta en puerta,
de nunca aceptar un “no”;
del saber interpretar
el lenguaje de los dioses:
“Las leyes de la intuición”.

¿A cuánto se vende el sol?

Escrito por informaValencia1 05-02-2016 en Cultura. Comentarios (0)

Pedro Hermosilla


Frente aquellos que hipotecan vida y media
por tener frente a su casa una parcela,
un huequito apañado con piscina,
césped artificial del teletienda.

Me encuentro yo, que me gusta andar,
y caminando me di cuenta
que tengo más cosas que nadie:

Tengo las veredas , los vencejos,
la alameda en las ciudades,
los piñones de los pinos,
y, aunque en jardines ajenos,
también me quedo el olor
de todas las rosas que encuentro
colgadas de sus rosales.

Las montañas de granito:
su cuarzo, su mica, su feldespato;
el verde de las briznas de hierba
que crecen en los portales,
el fresquito del rocío,
el salitre de los mares;
el rojo del horizonte,
ese que no es de nadie,
que arde cuando anochece
y que cuando amanece… arde.

El canto ronco del gallo,
el color de las violetas;
el tango desperdigado
que bailan las golondrinas
que hicieron por confusión
sus nidos de golosinas
debajo de mi balcón.

La sombra del  árbol en verano,
la estrella polar, la osa mayor.

Sentarme en un banco en la plaza
cuando ha llegado el invierno
al calentito del sol.
 
Son las cosas que más valen
las  que  no tienen valor.