informaValencia.com

Poemas

Escúchame Luna

Escrito por informaValencia1 01-03-2016 en Cultura. Comentarios (0)

Pedro Hermosilla / Benditas-malditas letras

Escúchame Luna,

que soy el duende que ladra
con voz cascada y perruna.

Escúchame Luna,
que tengo en mi mente clavados
sus ojos verde aceituna.

Luna, escúchame:
que tengo mi alma anudada a la suya
como un  macramé.

Escúchame río,
que soy, como tú, un torrente que corre
tras sus amoríos.

Escuchadme los vientos,
que llenáis los huecos con aires movidos
de sentimientos.

Escucha Luna, escucha río,
escucha viento a este duende;
que ladra, perruno, su amor
…y se arrepiente.

@pherza71


Benditas-malditas letras

Escrito por informaValencia1 26-02-2016 en Cultura. Comentarios (0)

Pedro Hermosilla

Me sobra corazón
para que habites mis venas
en un torrente indetenido.

Me sobra la razón,
por convencerte y ser,
de tu voz y de tu boca,
el elegido.

Me sobra la fuerza de mil toros
que abandonen mi locura,
su tormento y tu decoro,
para salir en pos de ti
vestida  de trapo rojo.

Me sobra corazón,
y atardeceres;
me sobran la fuerza y las razones,
me sobra hasta el querer de los quereres.

Me sobran  las apariencias,
hasta me sobra  el alma
que al corazón que me sobra
alimenta.

@pherza71

La Luna está pariendo un sol

Escrito por informaValencia1 11-02-2016 en Cultura. Comentarios (0)

Pedro Hermosilla/Verso


Se está muriendo la noche en las farolas
y están naciendo las calles y el día.

No voy solo, me acompaña el tiempo:
de un segundo a otro segundo
me regalan el  silencios
la alquimia de su melodía.

El ruido es tan  callado
que se rompe con el “tac tac” con la que habla
la suela de mis zapatos contra la acera.

La Luna está pariendo un Sol
y ,sobre los tejados,
dibujan elipses
los andares de los gatos fracasados.

Violencia de género (y de demasiado número)

Escrito por informaValencia1 01-02-2016 en Cultura. Comentarios (0)

Pedro Hermosilla


Se infectó la herida que dejó

la flecha envenenada de Cupido.

El amor partió, lo asustaron  los golpes:

cogió su hatillo envuelto en un pañuelo

de lágrimas , de duelos…y se marchó.

Las rejas rellenan el vacío de las ventanas,

el mármol del juzgado te conoce y te saluda;

el vino tinto  del cariño se avinagra y sangra.

Se arremolinan en los hogares

las cobardías que encierra un grito,

las dictaduras de la mano alzada,

el asco de la fuerza como argumento,

el frío de las sábanas hechas prisiones;

la vil vileza que envilece los sentimientos,

la pútrida podredumbre de las emociones.

El terreno está embarrado

y ya no se puede volar,

el amor…encadenado.

Y no amanece

aunque salga el sol por donde salga

el día y la noche se oscurecen.

Y te sobran las excusas y las mentiras

no te engañan a ti misma tus razones:

la desgracia tiene muchos corazones.

Maldito sea el  mal de amores,

maldita sea la indolencia,

maldito sea el miedo,

maldita la maldita dependencia.

Maldita sea la tempestad

y maldita  la sed de calma.

Maldito sean los gusanos que pueblan

las manzanas podridas  del alma.