informaValencia.com

Congreso de Diputados

Camino de la esperanza

Escrito por informaValencia1 01-03-2016 en LO QUE HAY. Comentarios (0)

Jose Segura / LO QUE HAY

Hoy es el día. Empieza la sesión de investidura con toda la certidumbre de que esta no verá la luz. Pero da igual, porque necesariamente el nuevo espectro político del Congreso de los Diputados obligará, sin duda, a debatir y dejar claras las posiciones de cada uno. Esas que hasta ahora han permanecido medio escondidas.

Acabará este período con o sin gobierno. Veremos o no nuevas maniobras de los que hasta ahora se han pasado por exceso o por defecto. Tendremos que acudir o no a unas nuevas elecciones generales. En el fondo, da igual. Porque lo importante es que todos, ciudadanos y políticos, adquiramos experiencia en este ensayo general con todo, ante esta nueva obra en la que comparten tablas viejos y nuevos actores.

Lo que empieza hoy tiene todas las posibilidades de resultar una conversación entre sordos, en la que cada parte –sin escuchar a la otra- llevará ya preparado y escrito lo que va a decir, tanto a favor como en contra del candidato.

Seremos espectadores del discurso de una social-democracia descafeinada que se conforma con mejorar algo lo ocurrido en la legislatura anterior. Le apoyará, más o menos, una nueva derecha liberal –aún por enseñar su verdadero rostro- que insistirá en que esas ligeras mejoras se deben fundamentalmente a su insistencia en el pacto firmado para lucirlo hoy.

También tendremos ocasión de escuchar a una derecha, pasada de moda y agrietada por tanto alto cargo acusado de corrupción, que defenderá a capa y espada sus logros macroeconómicos, pudiendo incluso alardear de mejoras sociales que serán abucheadas por falaces desde la parte izquierda de la bancada.

Y asistiremos expectantes al espectáculo que promete la nueva izquierda, la llamada radical, que reniega de sí misma autocalificándose de transversal y de abajo. Les escucharemos las críticas más feroces, las bravatas más hirientes y las propuestas más peligrosas por su ansia de obtener el poder en todo y a costa de lo que sea.

Acabarán los discursos con las parrafadas de los otros izquierdistas –los del declive- de los nacionalistas, independentistas, pequeños partidos siempre en venta y algún que otro representante del enorme cajón de sastre en que se ha convertido el grupo mixto. Se oirán de estas comparsas las frases más vehementes y seremos testigos de algún que otro recurso efectista, pues necesitan toda la visibilidad posible ante su relativa insignificancia mediática.

Y así llegaremos al viernes. Ganará el no y se quedará el candidato para vestir santos. Al menos por ahora. Empezarán entonces dos meses de conversaciones sin luz ni taquígrafos, aunque con mucho ruido partidista. Y si no hay arreglo, esperaremos hasta finales de junio para votar de nuevo. Mientras, el gobierno conservador seguirá en funciones y haciendo alguna que otra trastada, como tiene por costumbre.

Este es el guion más probable de la investidura que empieza hoy. Un gigantesco canto a la nada, pero que no debe frustrarnos. Todo lo contrario. Escuchemos, leamos entre líneas, aprendamos a plantear una nueva convivencia y, lo más importante, pensemos de nuevo nuestro voto para resultar más eficaces la próxima vez. Esa es la verdadera esperanza, la nueva meta, cuyo camino empieza hoy.

Twitter: @jsegurasuarez


Los diálogos morrocotudos entre don Juan Pedronio y doña Pablés

Escrito por informaValencia1 19-02-2016 en Actualidad. Comentarios (0)

Crónica política de actualidad


Pedro Hermosilla


-No es verdad Pablo de amor…que en esta…

-Déjate, Pedro, de idioteces, que el “tiempo es oro” y cuesta.

-Perdona, Pablo, es que no estoy acostumbrado…

-Te pasa como a mí: estás poco placeado.

-Vayamos al grano, ¿qué es lo que pides por hacerme presidente?

-La televisión, el CNI, interior, exterior y los jueces…

-¡Carajo con las peticiones!

-Si quieres llegar a Moncloa, aquí mandan mis coj…nes.

-Calma, analicemos la situación…paciencia.

-Además hay otra cosa que quiero: la vicepresidencia.

-Pablete, te has “pasao” tres pueblos, me pides mogollón.

- Pues que sepas que además… hay otra cosa que me hace mucha ilusión.

-¿Además de vicepresidente, qué leches quieres más ser?

- Arzobispo de León.

-Pero…¿tú no eras ateo?

-Era…pero ahora creo.

-Pablo, aunque yo te amo, me estás exigiendo demasiado, creo que paso de ti…hablaré con Ciudadanos.

-Pues nada intolerante, casta, váyase usted a la mie…da, esta noche te pongo a bajar de un burro en mi programa: “La Tuerka”.

-Ya está dicho todo, adiós.

-Muy buenas.


@pherza71

El bebé de la discordia

Escrito por informaValencia1 20-01-2016 en OPINIÓN. Comentarios (0)

Susana Gisbert

Asistimos la pasada semana al inicio de un nuevo período legislativo. O al menos, eso es lo que esperamos, que de momento aún no sabemos de qué color va a ser el Gobierno, si es que va a ser de alguno, o si siquiera va a ser.

Pero la cuestión es que, a pesar de los muchos cambios y de los muchísimos problemas que arrostramos, la atención se centró sobre alguien que ni siquiera va a poder disfrutar de su minuto de gloria porque ni siquiera puede aún apreciarlo. Un bebé de seis meses, el bebé de una de las diputadas electas, que se fue con su mamá al trabajo. Y la criatura eclipsó la atención por cualquier otro tema, y colmó las redes de memes y chistes. Hasta el punto que uno de los diputados le votó como Presidente del Congreso, como si estuviera en la elección de delegado de clase de cuarto de la ESO en lugar de ejercitando una responsabilidad que han depositado en él unos cuantos millones de españoles. Que el sentido del humor está muy bien pero hay que saber dónde está uno.

Pero al margen de eso, resulta que el hecho de que la diputada llevara a su bebé a la sesión constitutiva hizo correr ríos de tinta. Partidarios y detractores. Todos interpretando por qué lo hacía, y si debía o no debía. Pero no se hagan ilusiones. No voy a dar mi opinión. Al menos no abiertamente. Pero seguro que entre líneas la leerán. O no.

Lo que me indigna es que el hecho de conciliar, o no hacerlo, y de cómo se haga, dé tanto que hablar. Señal que no tenemos nada normalizado el tema. Y mala señal, además. Cuestionar si debía dejar a su bebé en la guardería del Congreso –espacio del que carecemos la mayoría de trabajadores públicos-, si debía dejarlo en su casa o darle biberón en lugar de amamantarlo dice muy poco de nosotros, no de ella. Quizás si estuviéramos acostumbrados aver la conciliación como algo normal, no hubiera hecho falta ese gesto, pero lo bien cierto es que si acaparó tanto la atención fue precisamente por eso, porque nos queda mucho camino por andar. Camino que no se recorre tampoco diciendo que otras mujeres renunciaron a su baja maternal, porque eso no es conciliar, es otra cosa.

¿Cuánto tiempo ha de pasar para que entendamos que ser madre es algo normal, como ser padre también lo es? ¿Cuánto para que un bebé no acapare toda la atención cuando debía acapararlo temas preocupantes como el paro, la sanidad, la justicia o la educación?

¿Nadie se ha planteado que tal vez lo conveniente, lo moderno y lo adecuado habría sido comportarse con normalidad y hablar de lo que se debe en vez del pobre bebé, que se ha hecho más famoso que si hubiera pasado tres meses en la casa de Gran Hermano?

Solo el día en que algo así no sea noticia, hablemos avanzado algo. Hasta entonces, queda claro que el gesto es necesario. Porque al menos se ha hablado de conciliación. Que si no, ni eso.

@Gisb_sus