informaValencia.com

Ciudadanos

Nadie se entiende con nadie

Escrito por informaValencia1 29-02-2016 en OPINIÓN. Comentarios (0)

Enrqiue Arias Vega / A CONTRACORRIENTE

Al día siguiente de las últimas elecciones, los partidos dijeron al unísono frases de este tenor: “Los resultados muestran la pluralidad de nuestra sociedad”, “los electores nos acaban de pedir a los políticos que dialoguemos unos con otros”, “lo que los ciudadanos quieren es que nos entendamos”, “es la hora de los pactos y no la de las exclusiones”, etcétera, etcétera.

Pues bien: están haciendo justamente lo contrario.

Pedro Sánchez no quiere ni hablar con Mariano Rajoy, quien hasta le negó la mano cuando no les quedó más remedio que verse. Podemos rompe con el PSOE en cuanto éste pacta con Ciudadanos. Los de Albert Rivera, aun siendo los más dialogantes, también exhiben sus líneas rojas, que es como ahora se denomina a la intolerancia. Unos y otros, más que de establecer acuerdos, mirando hacia adelante, hablan de cómo excluir a los demás, llámense PP, Podemos o Rita la cantaora (y no me refiero precisamente a la Barberá).

O sea, que los españoles han pedido a los políticos moderación, diálogo y consenso, según reconocen todos ellos, y nuestros presuntos representantes se lo pasan por el arco de triunfo.

En otros países ese diálogo, esos pactos y esos acuerdos se dan por descontados; pertenecen al ADN de los políticos. En Alemania, el Partido Liberal ha apoyado alternativamente a democristianos y a socialistas para poder configurar gobiernos estables, sin necesidad de alinearse siempre con uno de ellos frente al otro. Es lo mismo que han hecho en Gran Bretaña los socialdemócratas, pactando ora con los conservadores, ora con los laboristas.  Y, eso, aun sabiendo el coste electoral que iba a suponerles a ambos esa ingrata tarea de intermediación.

Aquí, al parecer, las cosas no van por ese lado y todos parecen anteponer los intereses partidistas a los de los ciudadanos que dicen representar y defender.

Como eso siga así, podemos seguir sin Gobierno para rato. En esa circunstancia, habría que confiar en el fallecido periodista italiano Indro Montanelli, acostumbrado a la ingobernabilidad de su país a finales del siglo pasado: “Cuando a Italia le va mejor es tras la caída de un Gobierno y antes de que otro lo sustituya”, decía.

Pues sí: visto el enconamiento de unos y otros, el que se prolongase aquí la presente interinidad quizás fuese lo mejor que nos podría suceder a los sufridos ciudadanos españoles.

@EnriqueAriasVeg

Sentido de Estado

Escrito por informaValencia1 21-01-2016 en OPINIÓN. Comentarios (0)

Manuel Huerta/A LA CONTRA

Cada vez que escucho a Sánchez o a sus loritos Luena y Hernando decir que "los españoles han votado que no quieren a Rajoy en el Gobierno", me pregunto porqué nadie del PP contrarresta rápidamente en los mismos medios, tan sólo para rectificar la falsa afirmación y aclarar que los españoles hemos votado al señor Rajoy mayoritariamente, siendo su partido el ganador claro de las elecciones.

Y también añadiría que, gracias a la Constitución que ahora quieren destruir los partidos de izquierda y de izquierda extrema, la alianza de los perdedores de los pasados comicios más la colaboración de secesionistas y los amigos de los asesinos de ETA, les podría permitir incluso hasta gobernar. Insisto, tras el 20-D se ha exacerbado esta propensión a explicar la realidad eligiendo cuidadosamente el cristal del color con el que se mira.

Es cierto que, menos de los que propongo, Rajoy insiste en que, claramente, se ha votado para que él siga siendo presidente, puesto que es el ganador, pero con 123 escaños, lo que  es insuficiente para continuar en Moncloa.

Pedro Sánchez, por supuesto, dice que el resultado es un mandato claro para que haya un cambio de política que debe liderar él mismo. Pero después de quedarse con 90 diputados -el peor resultado de la historia de su partido- y de que necesite el acuerdo de hasta 56 partidos para ser investido, tal afirmación suena a chiste de los malos. Como bien ha dicho Albert Rivera, eso puede ser una suma de síes y abstenciones suficiente como llegar a la presidencia, pero se parece a un gobierno lo mismo que un huevo a una castaña y, desde luego, no es lo que han votado los españoles.

Lo de Pablo Iglesias aún tiene más enjundria: según él, el resultado del 20-D es una innegable apuesta por un cambio constitucional y, poco más o menos, la llegada del bolivarianismo versión coletuda. Pero los grandes cambios constitucionales requieren de dos tercios de Congreso e Iglesias no tiene ni un quinto; de hecho, teniendo en cuenta el sindiós que es su banda de compromisos, mareas y gente en común que puede –o no–, lo más probable es que como mucho tenga un séptimo.

Visto desde fuera, aquí donde no hay ninguna poltrona que mantener a toda costa, sí que hay varios mensajes claros que se podrían leer en los resultados del 20-D: el primero es que los dos grandes partidos deberían estar en el Gobierno, es la única suma que tiene lógica política y aritmética, y lo que es una estafa es que no se entienda que, por una vez, el electorado ha pedido eso: que pacten la izquierda moderada y la derecha acomplejada.

Dadas las excepcionales circunstancias que vive nuestro país, sería bueno que de ese pacto participase Ciudadanos: le daría flexibilidad y capacidad de acuerdos y también legitimidad de cara a la opinión pública, pero esto tampoco resulta imprescindible.

Y el segundo mensaje claro que ha mandado la ciudadanía es que los principales líderes de esos dos partidos que deberían compartir La Moncloa, por el contrario, donde deben estar es en su casa. No puedes pretender liderar nada cuando has llevado a tu grupo al peor resultado desde 1989 y desde 1979 (el coste de la gestión de la crisis incluído), respectivamente; cuando tu gestión en el Gobierno y en la oposición no han sido aprobadas por un electorado que ni te ha votado a ti para evitar la llegada de Podemos ni al otro para castigar a Rajoy.

La lectura no es tan difícil, y en cualquier país de Europa ya hace días que habría un presidente, un vicepresidente y dos dimisiones. Aquí, probablemente porque más que partidos tenemos sectas, habrá que esperar más.

@quart5

Senyeras contra la derogación de la Ley de Señas de Identidad del pueblo valenciano

Escrito por informaValencia1 14-01-2016 en Actualidad. Comentarios (0)

El tripartito, con el apoyo de Ciudadanos, aprueba la derogación de la ley de Señas de identidad que entró en vigor hace nueve meses

MH/Medios.- El gobierno del tripartito (PSPV-PSOE, Compromís y Podemos) y Ciudadanos, han aprobado este jueves en Les Corts Valencianes, con el voto en contra del PP y la abstención de algunos diputados de Ciudadanos, la derogación de la ley de Señas de identidad del pueblo valenciano, que entró en vigor hace nueve meses.

Ciudadanos ha justificado el voto dividido de su grupo en que nunca estarán "al lado de quien no respeta" los símbolos y tradiciones valencianos, pero están a favor de derogar una ley que "nunca tuvo que ser aprobada", porque "no protege nada y ofrece una imagen rancia" de los valencianos.

El PP ha anunciado que presentará una iniciativa con el contenido de la ley derogada, que enumeraba cuáles son las señas de identidad del pueblo valenciano, creaba un Observatorio y declaraba bien de interés cultural los "bous al carrer", y sus diputados han exhibido Senyeras tras aprobarse la derogación, que han dejado colgadas en los escaños.

El PSPV, Compromís y Podemos, autores del texto conjunto por el que se ha derogado la ley de Señas, han defendido la necesidad de acabar con una norma "electoralista", que un PP "acosado por la corrupción" presentó como una "huida hacia adelante" para intentar minimizar la "debacle electoral", y que solo buscaba "confrontar".

Sobre el 20D

Escrito por informaValencia1 23-12-2015 en OPINIÓN. Comentarios (0)

Juan Enrique Daroqui/Eonomista

Si voy a comprar cordero para la cena de nochebuena y me lo cobran a 50 euros el kilo, y veo que al señor de al lado, con gafas, barba canosa y que pronuncia muy bien las eses, se lo cobran a 10 euros el kilo, pues me mosqueo.

El kilo de escaño, en las pasadas elecciones le ha salido al PP a unos 58.000 votos, al PSOE a unos 61.000 votos, a Podemos a unos 75.000 votos, a Ciudadanos a unos 87.000 votos, pero es que a Izquierda Unida o como se llame ahora le sale a ¡461.000 votos!, y claro, es para poner el grito en el cielo, y es que esta ley electoral es lo que tiene, pero como a los ricos el precio le es muy bueno, y se necesitan sus votos para cambiarla pues no ponen ningún interés en hacerlo. A ver si con el empuje de los que se llaman emergentes (tampoco emergen tanto), que como también le salen más caros quieren cambiarla, lo consiguen. Ya veremos. El caso es que igual estamos votando otra vez en marzo y con esta misma ley.

Y no hay que echarle la culpa del precio del escaño al señor D’hont, no, que su sistema no es tan malo, hay que echársela a lo de las circunscripciones y los mínimos que establecen la Constitución y la Ley Electoral actual.

Otra consecuencia que han tenido las pasadas elecciones es que muchos partidos van a tener que hacer un ERE, seguro. Los que han perdido muchos diputados y muchos votos también han perdido mucho dinero, y no podrán aguantar las estructuras que tenían antes. El que pierde las elecciones no solo pierde poder, también pierde financiación. Que se lo digan a UPyD, que se va a quedar en los huesos, igual que van a adelgazar el PSOE y mucho más el PP. Los puestos de trabajo en muchas sedes están pendientes de un hilo. Los trabajadores de los partidos lo sufrirán pero los políticos no tanto.

Ahora van a experimentar lo que muchos españoles, no saben qué les va a pasar de aquí dos meses, o de aquí dos días. ¿Seguirán teniendo trabajo?, ¿les tocará irse a casa?, ¿podrán pagar la hipoteca?, ¿podrán pagar la luz?. Incertidumbre a tope, que es como muchos vivimos durante mucho tiempo, no saber qué nos va a deparar el futuro, ir pasando día a día, sin hacer planes. Ya hemos pasado el miércoles, a ver qué pasa el jueves.

Puede que nuestros padres pudieran tener una idea de cómo iba a evolucionar sus vidas en unos años vista, nosotros no, y los políticos ahora mismo tampoco, tienen miedo a la inestabilidad.

Pues un poco de realidad cotidiana les irá muy bien. ¡Ya era hora!.

Por cierto, feliz navidad.

@Rutiguer_JED

Todos hemos perdido

Escrito por informaValencia1 23-12-2015 en LO QUE HAY. Comentarios (0)

Jose Segura/LO QUE HAY

Espero que tras las pasadas elecciones generales seamos conscientes de que hemos perdido todos. Al menos yo así lo creo. Porque ni siquiera los partidos emergentes han cumplido con sus objetivos. Y qué decir de los antiguos partidos, que se han visto todos sometidos a una enorme debacle.

Da igual que cada organización siga los pasos del manual del perfecto perdedor, cuyo punto principal consiste en decir que se ha ganado o en adoptar, al menos, una posición triunfal. Pero no. Ya no cuela. Hemos perdido todos. Los partidos políticos se han quedado por debajo de sus expectativas, cuando no fuera del todo. Y los ciudadanos hemos perdido –mejor dicho, vamos a perder- el tiempo y parte de nuestra ilusión.

Ha perdido el PP. Ha perdido el PSOE. Ambos con resultados inusitados en su historia. Han perdido Podemos y Ciudadanos, cuya triunfalista entrada en el Congreso apenas servirá para hacer la puñeta por un rato. Han desaparecido prácticamente IU y del todo UPyD. Y por supuesto han perdido los partidos nacionalistas que han visto su hegemonía regional seriamente amenazada por un partido, que aun reconociendo el derecho a decidir, se opone a la independencia de parte de nuestro país.

Además, se hace prácticamente inviable la formación de un nuevo gobierno para toda una legislatura de duración convencional. De hecho, lo más probable es que se dé uno de los dos escenarios más penosos y significativos del fracaso de estas últimas elecciones: O se obtiene un gobierno débil e insignificante, que apenas dure unos meses, o vamos de nuevo a las urnas. En ambos casos con el país paralizado y con la casa sin barrer.

Aquí solo se frota las manos Podemos, que ante la inutilidad de los resultados electorales, no tiene más que esperar a que se convoquen nuevos comicios que le serán, con seguridad, más propicios.

Tanto tiempo pidiendo que alguien nos representara de verdad para esto. Así que paciencia hasta que lleguen los días de leche y miel, porque de momento ¡agua!
 
Twitter: @jsegurasuarez