informaValencia.com

Blog de Opinión y Entretenimiento

Noticias y comentarios personales

0-1. El Levante entra en números rojos

Escrito por informaValencia1 30-12-2015 en Levante UD. Comentarios (0)

Un gol de Duda proporciona al Málaga tres merecidos puntos del Ciutat de València

iV.com/Deportes.- Nada más saltar al terreno de juego, el interior exlevantinista Duda, desniveló la balanza en el Ciutat de València y dió al Málaga su tercera victoria consecutiva. El brasileño puso la calidad que nadie más había enseñado y hundió aún un poco más a un Levante al que no se le vislumbra capacidad de reacción.

Tras una falta en la que los locales reclamaron fuera de juego, Duda intuyó la ansiedad de la barrera local y le coló por debajo un balón que entró manso por al lado contrario que ocupaba un desesperado Mariño. El equipo andaluz se tomará hoy las uvas tras cinco jornadas sin perder, un balance casi inimaginable hace un par de meses. Salió disparado para tratar de aprovecharse de la inseguridad del colista y Juankar estuvo cerca de provocar un penalti nada más empezar aunque la jugada acabó en una amarilla para él.

Al no poder materializar su dominio, el Málaga cedió el mando del choque a un Levante voluntarioso pero falto de cualquier mordiente en ataque. Apenas generó algo de peligro en un par de faltas antes del choque y con un duro disparo de Camarasa en la segunda parte. Y cuando los de Rubi empezaban a desfallecer, de nuevo el Málaga se hizo con el timón con un peleón Amrabat como estilete.

De tanto buscar, al final el conjunto andaluz encontró y el gol de acabó con un Levante que había mejorado algo con Jose Mari en el centro del campo pero que seguía sin ninguna capacidad de remate y que ya se aferra al mercado de invierno para cambiar un destino que parece escrito.

Datos del partido.-

Levante UD: Mariño, Pedro López, David Navarro, Juanfran (José Mari, m.46), Nikos, Lerma, Simao, Camarasa, Rubén (Deyverson, m.74); Ghilas (Xumetra, m.59) y Roger.

Málaga CF: Kameni, Rosales, Albentosa, Welington, Juankar (Juanpi, m.68), Amrabat, Camacho, Juanfran, Recio, Fornals (Boka, m.59), Cop (Duda, m.73) y Charles.

Gol: 0-1, m.78: Duda.

Árbitro: Gil Manzano (Comité Extremeño). Amonestó a los locales Simao, Roger, Lerma, Navarro, Pedro López y Deyverson y a los visitantes Juankar, Camacho, Duda, Amrabat y Juanpi.

Partido correspondiente a la décimo séptima de la Liga disputado en el Ciutat de València ante 13.587 espectadores. El club valenciano declaró el encuentro como 'Día del niño' y todos los menores acompañados de un adulto entraron gratis al estadio.

'Star Wars. El despertar de la fuerza': Feliz regreso a los orígenes

Escrito por informaValencia1 30-12-2015 en Cultura. Comentarios (0)

Manuel L.Hermoso/CON PALOMITAS Y A LO LOCO

¿Dónde estaba J.J Abrams en 1999 cuando George Lucas perpetró ese ataque a los fans de la saga Star Wars llamado "La amenaza fantasma"?. ¿Por qué George Lucas no vendió antes de las desastrosas precuelas  los derechos de la saga a la productora Disney?. Viendo esta gozada de Episodio VII es una pena de Abrams no estuviera a los mandos de la franquicia mucho antes.
 
Cuenta la leyenda que antes del estreno comercial de la primera película de la Guerra de las Galaxias, George Lucas le mostró un primer montaje aún por pulir con efectos especiales a varios directores amigos entre ellos Steven Spielberg, el director de "E.T" fue de los pocos que vieron el gran potencial de la cinta. Más de 30 años después él director recomendó a JJ Abrams para ponerse detrás de la cámara a dirigir la nueva entrega de la serie y esa recomendación ha sido un enorme acierto. Con Lawrence Kasdan como guionista (autor de los libretos de "El Imperio contrataataca" y "En busca del arca perdida"), se garantizaba una buena historia y un guión de aliento épico y que conectará con la trilogía inicial.

El tercer gran reto era la elección de un reparto de jóvenes actores de futuro, que con acierto se decidió que se unieran al trío original a modo de relevo y viendo el carisma, fuerza y simpatía de Daisy Ridley, la expresividad y química de John Boyega, el entrañable nuevo androide BB8 y la amenzazadora presencia del inquietante nuevo villano Adam Driver la labor de casting ha sido espléndida.

"El despertar de la fuerza" tiene como principal acierto y defecto que ofrece al fan de la saga el film que desea ver, ni más ni menos, lo cual tras las precuelas tan machacadas por crítica y público no es poco. El film es un regalo magnificamente ideado, rodado y presentado a los seguidores. El director no arriesga (salvo en la escena de la muerte que dejara impactado al espectador),  lo que puede ser una virtud o un defecto,  ofrece un producto muy identificable a los fans que se sentirán como en casa con el aroma de los primeros films, con abundantes guiños a esa primera trilogía, ya que la película tanto en sus escenarios, estructura de guión e historia recuerda notablemente a la película que originó la saga y tiene mucho de remake encubierto de ésta y de sus dos continuaciones (enredos paterno filiales, máquina destructiva a atacar por la Resistencia, posada de monstruos,  inicio de la historia en un planeta desértico, la Republica aplastada por los militares, el líder supremo que recuerda al Emperador ...)

El director sabe bien lo que espera su público y se lo da con calidad y con firme pulso narrativo, excelente dirección de actores, combinación equilibrada y medida de acción, mucho humor, algo de romance, luz y oscuridad, espectáculo y recogimiento. Su maravillosa secuencia final con la música de John Williams poniéndonos la piel de gallina con ese reencuentro entre pasado y futuro y que abre nuevas  incógnitas para las nuevas dos cintas de la serie, cierra con broche de oro una película de evasión sobresaliente que nos deja con ganas de más. No lo tendrá fácil el sucesor de Abrams.

   

@ialwilder

Verbenas

Escrito por informaValencia1 30-12-2015 en OPINIÓN. Comentarios (0)

Juan Enrique Daroqui/Economista

Ya casi estamos en Nochevieja y es hora de fiesta, de verbenas. A hacer locuras, fiesta, a celebrar que se acaba un año y empieza otro que todos esperamos que sea mejor. Por favor, que sea mejor que este. Así que hay que prepararse, cenar bien, preparar buena música, buena bebida a ser posible, y a la fiesta.

Ocurre que desde le 20D hay unos cuantos que ya están de verbena.

El partido que ha ganado las elecciones, perdiendo más de tres millones de votos y sobre un tercio de sus diputados, se ve con fuerzas para gobernar este país. Impregnado de corrupción hasta los calzoncillos, apartando a un diputado recién elegido, con otro imputado electo, se ve con fuerzas para gobernar y si no lo hace no es por culpa suya, es por culpa de los demás que no comprenden que es lo mejor para España, para la estabilidad y para cualquier otra cosa que se les ocurra para seguir mandando. Y su cabeza de lista no solo no ha dimitido la misma noche electoral sino que dice, sin rubor alguno, que como se repitan las elecciones vuelve a presentarse. ¡De verbena!.

El segundo partido en votos y escaños, consiguiendo los peores resultados de su historia, pretende en sueños gobernar con un candidato que no es ni capaz de gobernar su partido. Así como pretende gobernar un país. Vaya espectáculo que está dando este partido. Cuando se repitan las elecciones va a dar mucha penita. ¡De verbena!.

Los que dicen que les ha faltado una semana de campaña para llegar a no sé dónde, están encantados con todo este lío porque lo que quieren es más campaña y más elecciones a ver si confirman sus expectativas. Para ello tiran una línea roja con lo del referéndum catalán sin explicar nada sobre el mismo, ni sobre otras cosas porque lo importante es no llegar a nada. Ni dejan que gobiernen unos por convicción ni dejarán que gobiernen otros por interés. ¡De verbena!.

Los que se veían los casi primeros a un mes vista del 20D se han topado de bruces con la realidad de que han quedado cuartos y son mucho menos importantes de lo que se creían. Hace tiempo pensaban en gobernar, luego en no apoyar, ahora en dejar que gobierne el más votado, pero no o sí, o estoy de acuerdo contigo en eso Pablo, o de Pablo no quiero saber nada o vete tú a saber. ¡Otra verbena más!.

Y el resto como si no existiera.

Solo para formar la cámara van a montar una verbena digna de ver. Preparémonos.
 
Si hay nuevas elecciones que a mí no me esperen, mientras tanto disfrutemos de la noche vieja esperando que el 2016 sea mejor que el puto 2015 (seguid el enlace por favor).

Feliz año nuevo.


@Rutiguer@JED

Buenos propósitos

Escrito por informaValencia1 30-12-2015 en OPINIÓN. Comentarios (0)

Susana Gisbert

Llega el Fin de Año. Inexorablemente, como ocurre una y otra vez. Y que no falte, vaya. E, igual de inexorablemente, llegan los buenos propósitos de Año Nuevo. Esos que duran, en el mejor de los casos, un mesecito, y en el más probable, lo que tarda en pasarse la resaca de cava, turrones y matasuegras.

Dejar de fumar, empezar la dieta, apuntarse al gimnasio, estudiar inglés, chino o swajilii, ser más ordenada, arreglar los armarios, hacerse voluntario, leer más, ponerse al día en el trabajo, ser simpática con la cuñada, visitar a la familia del pueblo y todo lo imaginable. Es oir las campanadas y como si tuvieran un efecto mágico, decidimos volvernos tan buenos, sanos y correctos que Teresa de Calcuta podría quedar en una aprendiz.

Pero, por suerte o por desgracia, las campanadas duran lo que duran, y los buenos deseos acaban atragantándose como las uvas cuando las daba Carmen Sevilla, o Marisa Naranjo, que la armó buena en su día. Y menos mal que no como la televisión andaluza el pasado año, que las interrumpió con publicidad y cuentan que aún hay quien permanece sentado delante del televisor esperando a que empiece 2015.

Y en nada, dejaremos de ir al gimnasio al que nos apuntamos, volveremos a comprar tabaco hartos nuestros amigos fumadores de abastecernos con la excusa de que lo hemos dejado, nos saltaremos el régimen al más puro estilo Fosbury, diferiremos lo del idioma, reinterpretaremos lo del orden hasta dejarlo en un apaño, nos excusaremos en la duda de no saber de qué ONG ser voluntario, podremos los libros en la mesilla de noche, le daremos motivo a la cuñada para no tener que ser simpáticas y nos percataremos de pronto que nuestro coche necesita una revisión antes de ir al pueblo. Y los buenos propósitos se quedarán en lo de siempre, en propósitos, que si no pierden su gracia. ¿Por qué en qué queda un propósito si se hace realidad? En nada, el pobre. Y no podemos hacerle la faena de dejarle sin identidad. Porque eso sería crueldad y de Teresa de Calcuta nada, vaya. Con lo que ya habríamos incumplido uno de los propósitos. Y entraríamos en bucle.

Así que ya sabemos, misión imposible. Nada más raro que un buen propósito cumplido. Pero eso no implica dejar de hacerlos. Porque si no también sería raro. Y eso sí que no. O que sí, que nunca se sabe.

Pero por una vez, me voy a poner original. Y voy a proponer solo una cosa para el año entrante. Algo sencillo en apariencia, pero que puede no resultar tanto. Ser empáticos. Y simpáticos también. Tratar de dar los buenos días, de saludar, de tener una palabra amable, de contar hasta cien antes de soltar un exabrupto, de pensarlo dos veces antes de salir de cualquier sitio con un portazo, de responder cuando nos pregunten, de no dejar a nadie con la palabra en la boca. ¿Lo intentamos?

Piensen antes de contestar. Que parece fácil pero no es tanto. Y a veces cuesta más tragarse la mala leche que todo el resto de buenos propósitos juntos. E igual, cuando la resaca del cava, el turrón y el matasuegras hayan pasado, se maldicen a sí mismos por no haber elegido el gimnasio, el inglés, la abstinencia tabaquil, el orden de armarios y todo lo demás.

Pero ya no vale. Se siente. Haber elegido susto.

@gisb_sus

10 días que resumen un año

Escrito por informaValencia1 30-12-2015 en LO QUE HAY. Comentarios (0)

Jose Segura/LO QUE HAY

Acaba por fin uno de los años más nefastos de nuestra reciente historia democrática. Un año durante el que nuestros antiguos gobernantes han dado lo peor de sí mismos o en el que los nuevos no han hecho nada de especial reseña.

Así, a base de ver repetidos cada día nuestros principales vicios políticos y sociales, al igual que confirmados los presagios, ni siquiera hace falta repasar puntualmente 2015 para escribir su resumen. Basta con relatar alguna cosa acaecida durante estos últimos10 días para comprobar que la foto del año que se va siempre es la misma.

Hemos tenido otras elecciones más –estas las más importantes- y no ha pasado nada imprevisible. Ni se espera que ocurra. Rajoy sigue sin enterarse de los cambios que se están produciendo en España. Sánchez sigue discutido por los suyos, más que nunca, con la Felipa impertérrita al mando de los insurrectos más reaccionarios del partido. Iglesias sigue diciendo cada día una cosa distinta, en ese afán de marear las mareas hasta que se le encumbre al trono que cree le corresponde. Rivera sigue en la inopia habitual de quien se cree el rey del mambo, impenitente en sus mantras nacionalistas hispanos e inconsciente de que su partido no pesa lo bastante. Los demás, justitos, deslavazados, incluso víctimas de su propia y anunciada muerte. Nada que no fuera esperable ha tenido lugar.

En Cataluña, el surrealismo que sustenta a las organizaciones y partidos independentistas ha llegado a su máxima expresión. Encerrados en su propio juguete, que diría Juan Marsé, una minoría que ni siquiera juega a lo mismo que los demás ha sido capaz de crear una situación, que de no resultar tan seria como es, despertaría carcajadas a diestro y siniestro. Mientras, los políticos del resto de España siguen a verlas venir. Excepto Iglesias que, una vez más, se sale por la tangente proponiendo  la única solución razonable, civilizada y aclaratoria –esta vez sí-, ya ensayada en Canadá y en el Reino Unido.

Respecto a lo social, baste con recordar el esfuerzo que nuevamente han tenido que hacer los bancos de alimentos para afrontar el fin de año, como muestra de que se mantiene el nivel de pobreza, de ciudadanos en riesgo de exclusión social o de trabajadores a los que el sueldo no les da para vivir. Como sigue igual la amenaza de los desahucios, los impagos de la dependencia y el desastre de los servicios sociales que prácticamente no han mejorado a pesar de los seis meses de gestión de los nuevos gobiernos autonómicos. Ni siquiera el salario mínimo interprofesional ha conseguido salir del oneroso puesto internacional en el que se encuentra. Hasta la mayoría de los añeros sigue viviendo en casa de sus padres, incapaces de emanciparse. Promesas sí las hay. Pero eso es lo de siempre.

Y poco más que contar. Los bancos siguen a la suya, la corrupción también –sea esta un resto de la anterior o de nuevo y consentido cuño-, la justicia continúa abandonada por todos y sin visos de revisión y mejora. El terrorismo internacional también se mantiene activo, hasta ayer mismo en el Cáucaso. La violencia machista sigue asombrando a los justos y sudándosela a los que la podrían frenar. La Iglesia sigue metiéndose donde nadie la ha llamado. Los refugiados siguen abandonados a su suerte, eso sí con su denominación reconocida como palabra del año por la Fundéu. El cambio climático se afronta con un simple bla, bla, bla y el nepotismo, bien, gracias. Ciertamente nada hay especialmente digno de recordar para resumir todo un año, que no haya ocurrido durante estos últimos 10 días.

Por lo demás, todo va bien. Feliz año nuevo.

Twitter: @jsegurasuarez