informaValencia.com

Salud

La Fe implanta con éxito el segundo corazón mecánico de la Comunitat

Escrito por informaValencia1 19-02-2015 en Salud. Comentarios (0)

El Dispositivo de Asistencia Ventricular-VAD es un pequeño aparato con un tubo que lleva una bomba centrífuga con levitación magnética incorporada

Redacción informaValencia.com.- 19/02/2015

El equipo del Área de Enfermedades Cardiovasculares del Hospital Universitari i Politècnic La Fe, dirigido por el Dr. José Anastasio Montero, en colaboración con el Área de Anestesia-Reanimación y Bloque Quirúrgico han implantado con éxito el segundo corazón mecánico de la Comunitat (Dispositivo de Asistencia Ventricular-VAD), a un paciente de 66 años.

Según informa la Generalitat en un comunicado de prensa, el paciente padecía una insuficiencia renal y cardiaca muy grave no apta para trasplante y fue intervenido el pasado día 4 de febrero en una operación que duró seis horas aproximadamente. En estos momentos el paciente continúa ingresado en La Fe y evoluciona favorablemente. La colocación de este dispositivo era su única salida terapéutica, pues el resto de opciones disponibles (fármacos- marcapasos) no resolvían su problema. En este caso el dispositivo se ha implantado como terapia definitiva y el paciente deberá convivir siempre con este nuevo corazón mecánico, pues es un paciente al que no se le puede trasplantar.

Se trata de la segunda intervención de estas características practicada a un paciente en la Comunitat, ambas realizadas en La Fe. En los dos casos, los pacientes se han recuperado y han mejorado notablemente su calidad de vida.

El 5 de marzo de 2014 se implantó con éxito por primera vez en la Comunitat este dispositivo a un paciente de 51 años con una insuficiencia cardíaca muy grave. "Además, fue la primera vez en España que se implantó el modelo (HeartWare), el más avanzado que existe en el mercado actualmente", ha explicado el Dr. José Anastasio Montero, director del Área de Enfermedades Cardiovasculares del Hospital La Fe y cirujano que ha liderado ambas intervenciones.

El corazón mecánico

El Dispositivo de Asistencia Ventricular-VAD es un pequeño aparato con un tubo que lleva una bomba centrífuga con levitación magnética incorporada. Se implanta en la parte inferior izquierda del corazón (ventrículo izquierdo) y se conecta a la aorta. Este mecanismo lleva a cabo las funciones de bombeo de la sangre en pacientes cuya actividad cardíaca está muy deteriorada.

El corazón mecánico está a su vez conectado mediante un cable que sale por el abdomen hasta un pequeño ordenador que el paciente debe llevar consigo siempre y que funciona con baterías recargables. Este aparato es el que hace funcionar la bomba y permite realizar el seguimiento y el control del enfermo una vez está en su domicilio.

Para un adecuado seguimiento, se creó el pasado año una unidad específica de asistencia que atiende a los pacientes a los que se implanta el corazón mecánico, con el fin de supervisar su tratamiento y estado.

En España se realizan intervenciones de este tipo en otros centros, aunque La Fe fue el primer hospital público nacional que implantó en marzo de 2014 este modelo de dispositivo (HeartWare), que es el más avanzado que existe en la actualidad.

Inicialmente este implante se indica para pacientes con insuficiencia cardíaca muy grave no aptos para trasplante y también como puente para los pacientes muy graves pendientes de trasplantar hasta que se encuentra donante. En este caso se ha implantado como terapia definitiva.

Crean un método para elegir el tratamiento más eficaz contra la hepatitis C

Escrito por informaValencia1 16-02-2015 en Salud. Comentarios (0)

El nuevo sistema identifica todos los subtipos correctamente y permite administrar un tratamiento con inhibidores más eficiente

Redacción informaValencia.com.- 16.02.2015 

Una nueva metodología, diseñada por investigadores del Instituto de Investigación del hospital de la Vall d'Hebron (VHIR), identifica con toda certeza los diferentes subtipos de virus de la hepatitis C, lo que permite escoger el tratamiento más eficiente contra esta enfermedad.

El nuevo sistema posibilita, por primera vez, identificar las infecciones con más de un subtipo del virus (infecciones mixtas), la variabilidad del virus y las mutaciones de resistencia que el paciente haya podido desarrollar.

El VHIR ha desarrollado el método basándose en la secuenciación masiva que permite clasificar de manera precisa los siete genotipos confirmados del virus de la hepatitis C y sus respectivos subtipos, según ha informado el hospital.

Los dos principales mecanismos de diagnóstico que hay actualmente en el mercado solo identifican los genotipos principales y 2 de los 67 subtipos establecidos de este virus.

Según ha explicado el doctor Rafael Esteban Mur, jefe del Servicio de Hepatología del Hospital Vall d'Hebron, la comunidad científica ha avanzado mucho en los últimos años en tratamientos contra la hepatitis C, y recientemente han salido al mercado nuevos inhibidores, como el sofosbuvir y el simeprevir.

El uso de estos nuevos inhibidores en diferentes combinaciones ha permitido alcanzar en ensayos clínicos tasas de curación superiores al 90%, sin necesidad de recurrir al tratamiento clásico de interferón, que provoca muchos efectos secundarios.

Sin embargo, los nuevos inhibidores antivirales responden según el genotipo y el subtipo del virus de la hepatitis C. "Si no se clasifica correctamente el virus o no se ven las infecciones mixtas, el tratamiento puede ser ineficiente y aumentan los fallos terapéuticos", ha alertado Esteban Mur.

En esta investigación, los médicos compararon los resultados de la nueva tecnología que han diseñado con las dos técnicas disponibles hasta ahora en los laboratorios de diagnóstico.

Primero analizaron las muestras de 82 pacientes con hepatitis C del genotipo 1, el más común y más difícil de tratar, para comprobar qué subtipo identificaba cada tecnología.

En este caso, las dos disponibles en el mercado fallaron en el 16% de los pacientes, mientras que el nuevo sistema identificó todos los subtipos correctamente, incluso una infección mixta.

Luego, los investigadores obtuvieron un análisis más sesgado a la hora de identificar el resto de genotipos: las dos principales tecnologías fueron capaces de genotipar la mayoría de los casos, pero incapaces de identificar correctamente los subtipos de 32 muestras de pacientes con hepatitis C.

La nueva metodología, en cambio, acertó todos los genotipos y subtipos, determinando también las infecciones mixtas, ha destacado el doctor Josep Quer, autor principal del estudio e investigador del grupo de Enfermedades Hepáticas del VHIR.

En todos estos casos, la identificación del genotipo y del subtipo es esencial, ya que, por ejemplo, mientras que todos los pacientes con el genotipo 5 se curan con el tratamiento estándar de interferón, los pacientes con genotipo 4 requieren un tratamiento más agresivo, añadiendo un inhibidor específico.

"Hemos dado un paso más hacia la medicina personalizada, para decidir en cada paciente cuál es el tratamiento con más garantías de éxito contra la hepatitis C", ha asegurado Esteban Mur.

El trabajo, que publica el Journal of Clinical Microbiology, es una colaboración entre los miembros del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBERehd), la farmacéutica Roche y la compañía de software ABL.

Convenio entre Sanitat y la Universitat de València sobre el cáncer infantil

Escrito por informaValencia1 13-02-2015 en Salud. Comentarios (0)

Tiene como objetivo regular los compromisos de cooperación entre la consellería y el Sistema de Información sobre Cáncer de la Comunitat Valenciana y el Registro Español de Tumores Infantiles de la Universitat de València

Redacción informaValencia.com.-

El convenio va a garantizar la realización de estudios de supervivencia, efectividad de la asistencia a los niños oncológicos en España y sus regiones; el análisis de las tendencias temporales, comparaciones internacionales, cobertura asistencial, protocolización y estudios de incidencia del cáncer infantil en España y Europa y establecer las diferencias geográficas y las causas del cáncer infantil.

El acueedo, que no comporta gasto para la Generalitat, tendrá una duración de cinco años, entendiéndose prorrogado tácitamente por periodos anuales de duración si no media denuncia de cualquiera de las partes, formulada con un mes de anticipación a la fecha de expiración del plazo de vigencia correspondiente por un máximo de 10 años.

La Comunitat Valenciana es la única comunidad autónoma que mantiene un registro específico de tumores infantiles que además posee ya una larga tradición, pues dispone de datos desde 1983. En España sólo existe un registro que puede asemejarse que es el Registro Español de Tumores Infantiles (RETI) que comenzó en 1980, como proyecto conjunto de la SEHOP, Sociedad Española de Hematología y Oncología Pediátricas (SEHOP) y un Grupo de Investigación de la Universitat de València.

Registro de tumores de la Comunitat Valenciana

El registro de tumores infantiles de la Comunitat Valenciana es un registro de base poblacional de cáncer, en menores de 20 años, con residencia administrativa en cualquier municipio de las tres provincias que integran la Comunitat Valenciana. Desde el 1 de enero de 1983 hasta el 31 de diciembre de 2006, se incluyen los casos de cáncer en niños de 0 a 14 años. A partir del 1 de enero del 2007 también incorpora la población de 15 a 19 años.

Los objetivos del registro de tumores infantiles de la C. Valenciana son conocer el impacto del cáncer en la población menor de 20 años de la Comunitat Valenciana, estudiando la incidencia, tendencia y supervivencia de estos procesos y proporcionar información básica relevante para estudiar posibles factores de riesgo de cáncer en niños y adolescentes.

La Conselleria de Sanitat creo en el 2005 el Sistema de Información sobre Cáncer de la Comunidad Valenciana. En el anterior está incluido el Registro de Tumores Infantiles de la Comunitat Valenciana. El Sistema de Información sobre Cáncer de la Comunitat Valenciana tiene por objeto cubrir, entre otras, las necesidades informativas epidemiológicas de incidencia, supervivencia e historia natural de los tumores diagnosticados o tratados en el Sistema Sanitario Valenciano.

Dicho sistema de información proporciona información epidemiológica de validez contrastada sobre los tumores, permite el estudio de posibles diferencias en su distribución geográfica, favorece el análisis de los factores asociados a su presentación y establece un sistema de indicadores que posibilitan la comparación de la situación en la Comunitat Valenciana con otros territorios.

Para poder alcanzar, con las mayores garantías, los fines propios de los registros de cáncer infantil, es necesaria la colaboración entre la Conselleria de Sanitat y la Universitat de València. Esta colaboración va a permitir una mayor exhaustividad en los sistemas de información de ambas instituciones al incluir más casos clínicos. Dado que el cáncer infantil tiene una frecuencia baja y unas características diferenciales respecto a las neoplasias del adulto, la mayor exhaustividad en los registros supone disponer de información muy valiosa para la investigación epidemiológica del cáncer infantil y la investigación evaluativa de la asistencia a los niños enfermos de cáncer en España.

La genética influye más en la obesidad que la dieta y el sedentarismo

Escrito por informaValencia1 12-02-2015 en Salud. Comentarios (0)

Con más grasa abdominal se pueden tener trastornos metabólicos. Se podrán identificar genes adicionales y desarrollar fármacosobesidad.jpg

Redacción informaValencia.com.-


Dos recientes estudios publicados en la revista Nature explican las razones por las que las personas ganan más o menos peso y la grasa queda almacenada en distintas partes de sus cuerpos.

Los autores, de diversas instituciones y miembros del Consorcio de Investigación Genética de Rasgos Antropométricos (GIANT), analizaron muestras genéticas de más de 300.000 personas, en el mayor trabajo realizado hasta la fecha sobre la variación genética y su relación con la obesidad.

Los resultados muestran más de 140 posiciones en todo el genoma que influyen en diversos rasgos de la obesidad, lo que triplica el número de localizaciones genéticas conocidas hasta este momento.

Así, aunque la dieta y el ejercicio son importantes, la genética es fundamental en la tendencia de las personas a ganar peso y a almacenar grasa.


“Se trata de un primer paso hacia la identificación de genes adicionales que afectan a la obesidad. En el futuro, algunos de estos genes pueden ser buenos objetivos para el desarrollo de fármacos”, explica Karen Mohlke, profesora de genética en la Universidad de Carolina del Norte (EE. UU.) y participante en ambos artículos.

El primero de los estudios se centra en los lugares en los que se almacena la grasa en el cuerpo, uno de los determinantes de riesgo para la salud. Por ello, uno de los rasgos observables vinculados a los lugares genéticos fue el ratio entre la circunferencia de cintura y de la cadera.

Riesgos

Las personas con las cinturas más grandes que la cadera tienen mayor grasa abdominal rodeando los órganos situados en esa zona. Esto los hace más propensos a padecer trastornos metabólicos -como diabetes tipo 2 o problemas cardiovasculares- que las personas con la grasa corporal más concentrada en la cadera o distribuida por igual en todo el cuerpo.

Mohlke añade que averiguar “qué genes influyen en el lugar donde se deposita la grasa ayudaría a entender la biología de la resistencia a la insulina, el síndrome metabólico y las enfermedades del corazón".

En el trabajo se constató que las localizaciones genéticas asociadas con depósitos de grasa se vinculan con genes previamente relacionados con la creación del tejido adiposo.

Los investigadores también determinaron que 19 de las localizaciones genéticas relacionadas con la distribución de la grasa poseían un efecto más fuerte en mujeres; y solo una afectaba más a los hombres.

El segundo artículo publicado en Nature se centra en el índice de masa corporal (IMC). En él, los científicos identificaron 97 regiones de todo el genoma que influyen en la obesidad, un hallazgo que triplicó el número de regiones previamente conocidas.

Además, encontraron que las localizaciones genéticas asociadas con el IMC pueden participar en procesos neuronales, en concreto, en la señalización del cerebro, que controla el apetito y la utilización de la energía.

"Nuestro trabajo demuestra claramente que la predisposición a la obesidad y el aumento del IMC no se debe a un solo gen o cambio genético", subraya Elizabeth Speliotes, bioinformática de la Universidad de Michigan y una de las autoras. "El gran número de genes implicados hace menos probable que una sola estrategia funcione para todo el mundo", subraya.

Una vez entendidos, estos mecanismos pueden explicar por qué no todas las personas obesas desarrollan enfermedades metabólicas relacionadas, como diabetes y colesterol alto. Asimismo, la identificación de genes y vías asociadas con la obesidad podrían revelar nuevas dianas terapéuticas para bajar de peso.

Medio millón de casos de cáncer

El índice de masa corporal (IMC), es una medida que se calcula dividiendo el peso en kilogramos por el cuadrado de la altura en metros. La OMS define el sobrepeso como un IMC mayor o igual a 25 kg/m2, y la obesidad como un IMC mayor o igual a 30 kg/m2.

Un alto índice de masa corporal es un predictor de riesgo conocido para diversos tipos de cáncer (esófago, colon, recto, riñón, páncreas, vesícula biliar, mama posmenopáusico, ovario y endometrio), así como para otras enfermedades no transmisibles, como patologías cardiovasculares y diabetes.

Cerca de medio millón de nuevos casos de cáncer que se producen cada año se pueden atribuir al alto índice de masa corporal. Es la principal conclusión de un estudio que indica que el sobrepeso y la obesidad se han convertido en un factor de riesgo responsable de un 3,6% de todos los nuevos casos de cáncer en 2012.

La investigación, que fue publicada en la revista The Lancet Oncology, ha sido llevada a cabo por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), la institución especializada en cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El cáncer debido al sobrepeso y la obesidad es actualmente mucho más común en los países más desarrollados (393.000 casos, 5,2% de todos los nuevos casos de cáncer en estos países) que en los países menos desarrollados (88.000 casos, el 1,5% de los nuevos casos).

Por su parte, Norteamérica sigue siendo el territorio más afectado, con 111.000 cánceres relacionados con la obesidad en 2012, lo que representa el 23% de la carga total de cáncer mundial vinculado a un IMC alto.

También en Europa la proporción de estos cánceres es grande, sobre todo en Europa del Este (65.000 casos, el 6,5% de todos los nuevos casos).

Aunque en la mayoría de los países asiáticos esta proporción no es grande, sí se traduce en un considerable número absoluto de casos debido al gran tamaño de la población. Por ejemplo, en China cerca de 50.000 casos (1,6%) de cáncer en mujeres y hombres están asociados con el sobrepeso y la obesidad.

En cambio, la contribución del sobrepeso y la obesidad a la carga del cáncer sigue siendo baja en África (7.300 casos, 1,5% de todos los nuevos casos de cáncer en el continente).

"Mientras que el número de casos de cáncer asociado sigue siendo más alta en los países ricos, son ya visibles efectos similares en algunas partes del mundo en desarrollo", explica Isabelle Soerjomataram, una de las autoras del estudio.