informaValencia.com

LO QUE HAY

Nos roban y nos insultan

Escrito por informaValencia1 15-02-2016 en LO QUE HAY. Comentarios (0)

Jose Segura/LO QUE HAY

Me resulta muy difícil encontrar mayor desfachatez que la empleada continuamente por los altos cargos del PP. No parece de recibo que esta pandilla, en la que abundan los ladrones –por acción o por omisión-, se permita el lujo de insultar a los que no son de su cuerda.

A todos aquellos ciudadanos que no estamos de acuerdo con la ideología conservadora ni con las políticas del Partido Popular, a los que estamos deseando que de una vez vuelva a gobernar la izquierda en España, los de la pandilla nos llaman independentistas y populistas.

Aunque no sé de qué me asombro, dada la habitual mala educación de quien roba o de quien se alía con ladrones para gobernar. Pero es tal la hipocresía que se desprende de las diatribas de la derecha contra todo aquel que pretenda formar gobierno al margen del PP, que hay momentos en los que me cuesta mantener mi escrita promesa de hacer oídos sordos hasta que hubiera gobierno.

El clímax de esta desvergüenza se ha producido en coincidencia con los recientes registros judiciales y detenciones habidas contra concejales y otros cargos del PP –o en las propias sedes del partido- en Valencia y en Madrid, en esos dos grandes focos de corrupción, latrocinio y financiación ilegal, que mira por dónde son dos de los principales graneros de votos del partido de la derecha.

Y ante tanta denuncia y crítica de la ciudadanía cada vez más harta y escandalizada, aderezada por un gran ruido mediático, no tienen los voceros del PP más ocurrencia que llamarnos independentistas y populistas a los muchos millones de votantes que hemos preferido alguna opción de izquierda.

Olvidan los dirigentes del partido rey de la corrupción y del nacionalismo español, que nadie como ellos ha generado más independentistas en la breve historia de España desde la transición democrática. Sus constantes negativas a cualquier avance que modernizara el estado de las autonomías, sus permanentes recursos ante un Tribunal Constitucional habitualmente politizado y, sobre todo, su pertinaz negativa al diálogo, ha  supuesto un constante reto a catalanes, vascos y gallegos que han reaccionado con una esperada –estas lamentables tácticas de la derecha es lo que tienen- y cada vez más airada deriva separatista. De primero de política, vamos.

Y en cuanto al populismo, hay que tener más rostro que espalda para no recordar el paternalista y populista cúmulo de pequeñas concesiones realizadas por el partido en el gobierno días antes de las pasadas elecciones generales, con tal de contentar de alguna manera a tanto votante cabreado. O la manipulación de las víctimas del terrorismo con el caso de los titiriteros. E incluso la subversión de que parezca ETA todo aquello que se menee libre los hilos del Partido Popular. Eso sí que es populismo. Y de altos vuelos, porque cuenta con los principales medios de comunicación a su servicio.

En fin, ya más desahogado, vuelvo a mi estado de oídos sordos hasta que se haga realidad un nuevo gobierno de izquierda o se requieran nuevas elecciones. Mientras tanto, me plantearé si por mi ideología resulto independentista y populista. Igual me gusta.

Twitter: @jsegurasuarez

Volvemos a perder Cuba

Escrito por informaValencia1 02-02-2016 en LO QUE HAY. Comentarios (0)

Jose Segura/LO QUE HAY

No es la primera vez que escribo sobre la inacción del gobierno del PP ante la apertura evidente del mercado cubano. Si aquella vez fue porque el francés Hollande había realizado un acercamiento a Castro, adelantándose a Rajoy, hoy trato de nuevo el asunto porque Francia ya ha creado un fondo económico con Cuba. Mientras, nosotros tendremos que limitarnos a mirar. Y a perder.

Se supone que España es el estado europeo mejor colocado para establecer proyectos en América Latina. Aquello de la “Madre Patria” siempre significó un ascendiente para las relaciones comerciales con los países de habla hispana. Y así ha sido durante décadas. Hasta que llegaron Rajoy y su pachorra, su provincianismo internacional y su escasísima proyección fuera de nuestro país.

De esta manera tan burda es como se pierden las oportunidades comerciales transnacionales. También es la peor forma de dejar a nuestro país en el ostracismo y de coartar un futuro más fructífero. Nada hay más penoso y reprochable en el comercio que dejar pasar –por pura dejadez- las oportunidades que se nos presentan. Y eso es lo que ha hecho Rajoy, sin que hayamos oído al bocazas ministro Margallo protestar lo más mínimo ante este asunto que le atañe directamente. Ni siquiera ha tenido nuestro ministro de Asuntos Exteriores la decencia de dimitir ante semejante vagancia gubernamental.

El hecho es que Castro ha devuelto la visita que en su día realizó Hollande a Cuba, para firmar en París –entre un gran y ampuloso recibimiento- un convenio mutuo de inversiones por valor de 200 millones de euros. Con la bendición, además, de la Unión Europea.

Estamos en el fondo del pozo. Ya no contamos para nada. Es el destino de los borregos obedientes a los que nadie premia. Dicho en lenguaje popular: el que no llora no mama.

Debemos tener en cuenta que adelantarnos a invertir en Cuba o, simplemente, seguir jugando nuestro papel hispano en la zona, no significa solamente la posibilidad de hacer negocio en la isla caribeña. En muy poco tiempo, Cuba será una zona abierta totalmente al mundo capitalista y sabrá explotar su indudable posibilidad geográfica de gran plataforma logística, situada nada menos que a las puertas de EE.UU., Méjico y el norte de Sudamérica. No se trata solamente de las oportunidades turísticas de Cuba, que esas ya son sabidas. Es el futuro de las capacidades de la isla en lo que hay que fijarse actualmente para destinar allí las inversiones. Puro sentido común, del que carece evidentemente nuestro actual gobierno, sea en funciones o durante su dominada reciente legislatura.

España, como estado, se encuentra actualmente en un momento bajísimo de legítima ambición y de visión proactiva. Y digo estado, porque nuestras empresas del IBEX sí han sabido abordar una gran cantidad de proyectos internacionales, situando nuestra capacidad inversora y realizadora privada entre los primeros puestos del mundo.

Pero lamentablemente nos ha tocado, durante los últimos cuatro años, soportar un gobierno de bajo perfil, coherente con la pasividad de su presidente. Y no vale la excusa de que el gobierno haya dedicado esfuerzos y recursos a la superación interna de la crisis, porque ni millones de nuestros compatriotas la han podido superar ni es cierta la carencia gubernamental de dinero. Solo con una pequeña parte del dinero robado por tantos altos cargos del PP y con una actitud más constructiva, España podría haber pilotado perfectamente decenas de grandes misiones comerciales en Latinoamérica y colaborar en inversiones comunes.

No hay excusa para esta nueva pérdida de Cuba, que ya no es una quiebra colonialista sino estratégica. Hemos vuelto a dejar que pase de largo uno de los trenes para los que mejor estábamos preparados. Esta nueva estupidez de Rajoy no habría ocurrido con Fraga. Por decir algo.

Twitter: @jsegurasuarez

10.000 niños en la Europa criminal

Escrito por informaValencia1 01-02-2016 en LO QUE HAY. Comentarios (0)

Jose Segura/LO QUE HAY

A la inoperancia de la Unión Europea ante los cientos de miles de migrantes que huyen de las guerras, se une ahora la peor de las noticias: la desaparición de 10.000 niños refugiados.

Así, al abandono a su suerte en suelo europeo de tantas familias que huyen de la extrema violencia, se une ahora el más cruel de los horrores. Nada hay peor para unos padres que perder a sus hijos, dolor que se agrava con la incertidumbre que provoca la desaparición.

Según el responsable de Europol, las mafias de tráfico de menores que operan en Hungría, Alemania, Italia o Suecia, serían las responsables de la desaparición de tantos miles de niños cuyo destino se desconoce. Sólo en Italia, se supone que se ha producido la mitad de los secuestros.

El informe de Europol describe la prostitución infantil o el trabajo en régimen de esclavitud como principal utilización de los niños desaparecidos, aunque también se prevé su empleo para la comisión de delitos, dada la irresponsabilidad penal de los menores en la mayoría de los países.

Curiosamente, el informe no cita dos de los negocios más negros –y desgraciadamente habituales- en la trata de menores, como son las adopciones irregulares o el tráfico de órganos.

Demasiado presentes están todavía en nuestra memoria los raptos de niños acaecidos en países europeos o en la misma España, para satisfacer los deseos de familias sin descendencia, muchos de cuyos casos todavía siguen abiertos.

Y todo esto ocurre en nuestra avanzada, culta, rica y segura Europa, donde se supone que los avances sociales han hecho de los ciudadanos unos de los seres más civilizados del mundo.

Pero también en esta sofisticada –en el sentido real del término- Europa, las organizaciones criminales campan a sus anchas, con unos niveles de organización, transnacionalidad, logística y armamento que son capaces de poner en entredicho la eficacia de las fuerzas del orden de la propia Unión o de sus países socios.

Tampoco está de más, recordar las oscuras relaciones –tanto históricas como actuales- de muchos de los dirigentes políticos europeos con las mafias o con cualquier tipo de corrupción, como estamos viviendo crecientemente en nuestro país.

Pero si cualquier crimen es capaz de alarmarnos e incluso de horrorizarnos, nuestro desasosiego se acrecienta cuando hay niños por medio. Porque los niños son el símbolo de la inocencia, de la protección y del futuro. Y 10.000 niños y niñas desaparecidos son demasiado.

Twitter: @jsegurasuarez

Eso es que la has probado poco

Escrito por informaValencia1 26-01-2016 en LO QUE HAY. Comentarios (0)

Jose Segura/LO QUE HAY


Corrían los años 80 del pasado siglo, cuando Schweppes nos sorprendió con una nueva campaña publicitaria en la que un personaje –el famoso “hombre de la tónica”- invitaba a diversas personas a degustar el producto y ante las muecas de extrañeza de quién la bebía, le espetaba: “Eso es que las has probado poco”. Algo así ocurre con los pactos postelectorales, a los que no estamos todavía acostumbrados.

Hasta ahora, y desde la transición, en España ha habido una alternancia de gobierno sustentaba en el bipartidismo, por lo que una vez pasadas las elecciones, se sabía con cierta rapidez quién iba a gobernar el país.

Pero eso ha terminado. Ahora son cuatro los partidos de un cierto tamaño que ocupan posiciones predominantes en la cámara baja, lo que obliga a realizar pactos de una relevancia nunca vista aquí para obtener un nuevo gobierno consentido o en coalición.

Y una vez más, se hace cierto aquello de que la experiencia ajena sirve para poco. No asumimos las cosas hasta que no las vivenciamos en carne propia. De poco parece servirnos que en muchos otros países europeos –y desde hace décadas- sea habitual la modalidad multipartidista para la formación de gobierno. Como también los es que en ocasiones se eternice el establecimiento de los necesarios pactos. Véase la sucia dureza de los pactos en Italia o la dilación extraordinaria habitual en Bélgica.

Por otro lado, ese bipartidismo que ahora acaba nos traía la llamada estabilidad, que no ha sido sino una manera como otra de alienar a la ciudadanía y de mantenerla sin grandes expectativas.

Ahora se nos junta todo de golpe: cuatro partidos en liza; un alto nivel de expectativa en la población; un agotamiento de esa gran parte de la ciudadanía que ha salido gravemente perjudicada en la pasada legislatura; una corrupción que no cesa y nuevas promesas de acabar con ella; políticos de estreno cuyo histrionismo choca con la parsimonia a la que estábamos acostumbrados; intentos de golpes de mano en la conformación de los grupos parlamentarios; amenazas de caos económico provenientes de instituciones propias y foráneas que deberían guardar un elegante silencio democrático; demasiado para el cuerpo.

Ante el fracaso de los pactos en primera ronda, empieza la segunda, entre un ruido mediático exagerado, voces de distinto signo que expresan auténticas barbaridades y falacias y una impaciencia acelerada entre los ciudadanos, que no practican mi atrevido consejo de que se mantuvieran con los oídos sordos, como escribí hace unas semanas.

Tardaremos más o menos. Habrá o no una nueva contienda electoral. Podrá llegar la primavera sin gobierno que la riegue. Incluso el verano. Pero, antes o después, tendremos un gobierno que nos gustará o no. Así que no desesperemos. Es que esto de los pactos lo hemos probado poco.

Twitter: @jsegurasuarez

Gallo y medio en la granja

Escrito por informaValencia1 25-01-2016 en LO QUE HAY. Comentarios (0)

Jose Segura/LO QUE HAY

Supongo que todos conocemos más o menos la alegoría de tener dos gallos en un gallinero, con lo que eso supone de peleas continuas entre ellos para determinar quién es el macho alfa. Aplicada a la sociedad, esta metáfora indica que en cualquier organización, que pretenda un discurrir sensato, se intente evitar que dos líderes de carácter dominante coincidan en la cúpula.

Ante una eventual coalición de gobierno entre el PSOE y Podemos, podría uno sospechar el lío constante que se produciría entre Sánchez e Iglesias, dadas fundamentalmente las formas del segundo. Pero no sería este el caso. Pablo Iglesias es gallo, sin duda. Pero Pedro Sánchez es, como máximo, medio gallo. O ni eso. Que el líder de Podemos se comería con patatas al socialista parece un hecho incontestable.

Tiene además Pedro Sánchez, demasiadas gallinas a su alrededor, de esas que hacen la vida imposible a un medio gallo incapaz de imponer una autoridad de la que nunca ha dispuesto en ese gallinero que es hoy el partido socialista.

El brutal canto del gallo de pelea Pablo Iglesias en la mañana del pasado viernes, además de dejarnos perplejos a casi todos, supuso un duro ataque –espolones en ristre- en toda la cresta al bello gallo de concurso Pedro Sánchez, que ni vio venir la arremetida ni reaccionó con la fuerza que se espera del líder de un partido de gobierno.

Mientras tanto, en la granja se divierten otras especies viendo el espectáculo. Perros, zorros al acecho, bueyes, cerdos y otros animales, tienen humedecido el hocico de solo pensar que el tiempo pasa en su favor, que nada se mueve en su contra y que mientras dure el espectáculo el granjero permanecerá ocupado y fuera de juego. Qué animalada.

Twitter: @jsegurasuarez