informaValencia.com

La sonrisa de Isabella

Susana Gisbert

Ya se que hoy no es jueves, y no toca opinión. Pero esto tampoco es opinión, sino una realidad que hay que contar. Y a ello me dispongo.

Hoy es el día de Isabella. No es su cumpleaños ni su santo, pero hoy es un día para ella y tantos niños como ella. Y desde aquí le quiero rendir mi pequeño homenaje

Isabella es una niña preciosa. Con una sonrisa que ilumina su cara, y la de todos los que le rodean desde aquel día, hace apenas dos años, en que vio la luz por vez primera en la lejana Argentina. Una niña feliz, que siempre ha sido la alegría de quienes la rodean. Tal vez por ello, un hado envidioso quiso robarle la sonrisa.

Pero Isa es fuerte. Y no le bastó a ese genio malo con quitarle juguetes o hacerla rabiar de cualquier modo. Ella jamás perdía la alegría. Y quizás por eso, ese hado envidioso, empeñado en ser cruel, se empleó a fondo y le envió una prueba tremenda. Una prueba que pocas personas serían capaces de superar con más años. Y metió un terrible veneno en su cuerpo para arrebatarle la risa de un plumazo.

No sabía el hado maligno con quién se la estaba jugando. Y tuvo que enfrentarse a una campeona olímpica dentro de un cuerpecito menudo. En el colmo de la crueldad, quiso que sus papás supieran de la existencia de ese veneno el mismo día de Nochebuena, pensando que así ganaría por fin la partida a  la alegría.

Pero nada puede con ella. Isabella sigue sonriendo, e iluminando con esa sonrisa a todos los que le rodean. A sus padres, a su pequeño hermanito que siempre verá en ella una heroína, y a todos los que, de una u otra manera, hemos sabido de su existencia.

Como ahora su cuerpo no le deja cuando está despierta, baila en sueños . Y baila la danza de la vida con esos otros niños con los que por el día aun no puede jugar, con Pocoyo, con Masha y con el Oso. Y con todos los animales que cada noche vienen a verla, a bailar con ella, a acariciarla y a beber de su sonrisa.

A Isabella todavía le queda un tiempo de luchar contra el hado cruel que un día envenenó su sangre. Pero tiene la mejor arma, su sonrisa, y el amor y los cuidados de todos los que la rodean.

Y desde hoy, seguro que también tiene la nuestra. Porque esa sonrisa es capaz de vencer a todo lo que se ponga por delante.

Por eso, hoy, día del Cáncer Infantil, nuestro pequeño homenje a Isabella y a todas las Isabellas del mundo. Porque no hay arma más poderosa que la sonrisa de un niño.

@gisb_sus

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: