informaValencia.com

El amor y los signos zodiacales

San Valentín adopta distintas formas en función del signo del zodiáco


Adela Ferrer/Astróloga


ARIES: Directos y penetrantes, se zambullen de cabeza sin demasiados prolegómenos: "aquí te pillo, aquí te mato". Aries es el signo más fálico del zodíaco; la urgente pasión y la impaciencia les inclina a beberse de un rápido trago toda la copa del erotismo, por eso van ansiosamente en busca de nuevas sensaciones. Consideran que sus propios coqueteos al margen de su pareja habitual no tienen importancia.

TAURO: Sexualmente potentes, necesitan tanto del sexo como de la comida. Lentos, receptivos y sensuales, no suelen ser infieles, les gusta el lujo, las joyas y la buena mesa “antes de”. A veces se encabezonan y dicen NO QUIERO, porque NO. Son sumamente táctiles, se pasan la vida acariciando. Manoseadores y sobones, son los que más se demoran y más tiempo dedican al amor carnal.

GÉMINIS: Mentales, decididos e imaginativos, necesitan hablar en la cama. Provocadores pero esquivos y muy curiosos inventan fantasías eróticas imposibles (tener sexo en un globo o bajo el agua). De moral algo relajada y de carácter inestable, su naturaleza esencial les hace más proclives a inclinarse por la variedad frente a la monotonía. Como quieren probarlo todo, son los más “acrobáticos”.

CÁNCER: Sensuales y emotividad exagerada, se enamoran muy profundamente, pero de forma efímera. Suelen acercarse “de lado"; con ellos es más probable que cuando dicen NO, estén diciendo SI. Muy tiernos, adoran la seguridad material y emocional. En el amor, juegan al escondite. Les gusta llevar la dirección del asunto y son los más besucones, los más inclinados al sexo oral.

LEO: De encendidas pasiones, necesitan estar siempre enamorados. Sus sentimientos son fijos por lo que rara vez caen en la infidelidad. Eso sí, a un leo hay que aplaudirle después del contacto íntimo, pues su orgullo herido puede llevarle hasta la impotencia. En la intimidad aspiran a controlar al otro, a ser su maestro. Son dramáticos y teatrales, les saltan lágrimas de emoción y, como son los más narcisos, se les conquista por la vanidad.

VIRGO: Curiosos y criticones también para los asuntos sexuales, son capaces de corregir hasta la postura del pie de la pareja. Odian las camas deshechas y como son muy escrupulosos, hay que ir muy limpito y con el análisis en la boca. Pero precisamente por ser tan meticulosos, se esfuerzan por hacer el amor a la perfección y su minuciosidad les lleva a no dejar ni un punto de la piel de su pareja sin recorrer.

LIBRA: Poéticos, amantes de la “dolce vita” y los más “voyeurs” del zodiaco, prefieren tomar la iniciativa. Todo lo que rodea su nido de amor ha de ser bello, estético y sublime: de fondo ha de sonar su tema musical favorito y les excita el perfume y el aromas del cuerpo del amado. Cuando se activan, sobrepasan todas las previsiones y suelen tener alguna fijación sexual “rara”.

ESCORPIO: De profundos sentimientos, en el amor, más que entregarse, tratan de poseer. Insaciables y absorbentes, siempre necesitan más y más. Sólo quien ame a un escorpio conocerá cuán magnéticos pueden llegar a ser y sentirá el vértigo de traspasar todos los umbrales de la pasión. Los escorpio tienen una particular fijación por los traseros y las nalgas por eso son los que más tienden a las pulsiones sexuales anales.

SAGITARIO: Curiosos a la vez que fogosos, cariñosos al tiempo que engañosos, seductores a la par que independientes, necesitan y proporcionan variedad, diversión, ternura y sensualidad. Capaces de adaptarse y de disfrazarse de lo que haga falta con tal de seducir. Se agobian ante los compromisos formales, por eso se entregan más confiadamente si sienten que su relación de pareja es “abierta".

CAPRICORNIO: Pese a que son poco propensos a manifestar sus sentimientos y, mesurados y cautos, tardan en decidirse, tras haber superado su desconfianza o algún desengaño previo, una vez que se lanzan –hay que dejarles tiempo para que tomen la iniciativa-, son tremendamente divertidos en la cama, retozan como las cabras, y provocan un verdadero terremoto.

ACUARIO: Los excéntricos, originales e interesantes acuario, aspiran a conseguir una experiencia amorosa en la que la complicidad y la amistad tengan tanta o más presencia que el erotismo y la emoción, de modo que “nadie, nunca, haya experimentado este tipo de unión”. Aunque sus relaciones de pareja comienzan y terminan bruscamente, en la intimidad les encanta dar y recibir sorpresas y que el contacto vaya subiendo de intensidad pausada y rítmicamente.

PISCIS: Tan románticos como misteriosos, la vida sentimental de los piscis suele consistir en un “rosario” cuyas cuentas representan antiguos amores que siempre recuerdan y repasan -añadiendo fantasías-. Sensuales y místicos, en realidad están enamorados del amor, se entregan a su pareja como quien adora a un dios y aspiran a diluir su propia identidad en brazos del amado. Para satisfacer a su pareja son perfectamente capaces de fingir y de exagerar.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: